El Ghee es un alimento muy nutritivo, ya que contiene muchas vitaminas liposolubles y al mismo tiempo ayuda a la absorción de otros nutrientes presentes en los alimentos, y de acuerdo a la tradición ayurvédica, mientras más antiguo, mayores son sus propiedades medicinales.

Es un aceite muy estable, que resulta ideal para cocinar o incluso freír y por supuesto es libre de grasas trans. Tampoco requiere de refrigeración.

ANALISIS CIENTIFICO:
• Contiene entre el 2 y el 3% de aceite linoleico, elemento al que se le atribuyen propiedades anticancerígenas.
• Posee un 27% de aceites monoinsaturados, que están asociados a la prevención del cáncer y de enfermedades cardíacas.
• Forma parte de su fórmula un considerable número de antioxidantes (barredores de radicales libres), así como las vitaminas A, D, E y K.
• El ghee contiene también ácido butírico, el cual tiene propiedades antivirales y anti-cancerígenas.
• Su consumo no aumenta el colesterol.
• El ghee en sí mismo no es susceptible de oxigenación, por lo que su duración es prolongada, y no es necesario guardado en la heladera.

INDICACIONES
Internamente:
• Trastornos digestivos derivados de un Pitta elevado como gastritis y úlceras.
• Elimina el exceso de bilis.
• Estreñimiento.
• Fiebre.
• Dolor de oídos.
• Proporciona fuerza el cuerpo.
• Aumenta la capacidad digestiva, el fuego digestivo, favoreciendo la absorción y asimilación de los alimentos
• Favorece y potencia la memoria, la inteligencia y la percepción.
• Es útil durante el proceso de desintoxicación, para la anemia y los desórdenes de la sangre.
• Por ser un rasayana retarda el envejecimiento de los tejidos, considerado un antioxidante natural.
• Lubrica todas las articulaciones.
Externamente:
• Para desórdenes de piel (Pitta), eccemas, erupciones cutáneas, alergias en la piel, quemaduras, labios secos.
• Para desórdenes de los ojos, irritación, vista cansada, alergias…

ADMINISTRACIÓN:
• Si lo administramos en pequeñas dosis junto con los alimentos fortalece y nutre.
• Para apaciguar los doshas (Vatta, Pitta y Kapha) se da en mayor cantidad, separadamente de las comidas. De media cucharada a una cucharada sopera dependiendo de la constitución.
• Dentro de la alimentación cotidiana, suele añadirse para acompañar cereales, legumbres, hortalizas y verduras cocidas; también, en estado sólido, puede ser untado como la mantequilla común.